Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

REVISTA DE PRENSA

I Foro de Mujeres de la Sanidad: El liderazgo de la mujer en el ámbito de la salud

I FORO DE MUJERES DE LA SANIDAD: El liderazgo de la mujer en el ámbito de la salud

¿Cuál es el papel actual de la mujer a nivel organizativo en el terreno sanitario? ¿Cuáles son las limitaciones a las que se enfrentan las mujeres para acceder a posiciones de responsabilidad por el hecho de ser mujer? ¿Es la legislación  verdaderamente el único motor del cambio? Estas y otras cuestiones fueron abordadas  el pasado 1 de octubre en Madrid durante la celebración del primer Foro de las Mujeres de la Sanidad.

La Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos Sanitarios (Fundamed) ofreció un informe actualizado sobre la representación femenina en cargos directivos en diferentes empresas y sectores sanitarios. Invitadas de la talla de  Mº Luisa Carcedo (Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social), Cristina Narbona (Vicepresidenta Primera del Senado), Rosa Menéndez (Presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC), Raquel Yotti (Directora Instituto de Salud Carlos III) y muchas otras mujeres con responsabilidades organizativas en empresas farmacéuticas y en diferentes grupos políticos participaron en interesantes debates  sobre la importancia de impulsar el talento femenino y los obstáculos que las mujeres encuentran en sus carreras profesionales. 

Se puso de relieve la limitación velada del ascenso laboral de las mujeres en organizaciones sanitarias de diversa naturaleza. Para conseguir mayor presencia de la mujer en puestos directivos, en base a los debates celebrados en el I Foro de Mujeres en Sanidad, habría que, en primer lugar, invertir en educación: trabajar desde las escuelas y desde las familias para eliminar sesgos o prejuicios conscientes e inconscientes resulta esencial.

Otro aspecto destacable es la conciliación laboral y familiar y para ello es imprescindible la corresponsabilidad de los hombres, especialmente en el reparto igualitario de las tareas domésticas y en el cuidado de hijos y de padres. Finalmente,  y aunque resulte sorprendente, las representantes de los cuatro grupos políticos que asistieron a la reunión estuvieron de acuerdo en que hay que legislar, hay que comprobar que las leyes se cumplen y hay que medir los resultados de las intervenciones para realizar eventuales cambios, en caso necesario.  Todas las fuerzas políticas destacaron la importancia de regular las leyes en lo referente a igualar la remuneración por el desempeño de los mismos trabajos, con independencia del género.

Según todas las políticas, también los permisos de paternidad y maternidad deberían igualarse para no tener que escoger entre ser madre o desarrollar la carrera profesional. Desde el Observatorio de Igualdad de la Sociedad de Medicina Interna nos sentimos especialmente optimistas tras haber asistido al Foro de Mujeres en Sanidad. Parece que asegurar que las personas que acceden a los puestos de responsabilidad en el ámbito sanitario lo hagan por su talento y por sus méritos, con independencia del género, es una prioridad y conseguirlo está cada vez más cerca.