compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

REVISTA DE PRENSA

La ecografía multiórgano es una prueba inocua, barata, sensible y útil para el diagnóstico y complicaciones de la COVID-19

La ecografía multiórgano es una prueba sencilla, barata, inocua, incruenta, altamente sensible y reproducible, realizable en la cabecera del paciente, que puede ser de gran utilidad tanto para el diagnóstico de la COVID-19 como para la detección de sus posibles complicaciones y su pronóstico, según han puesto de manifiesto el Dr. Luis M. Beltrán, coordinador del Grupo de Trabajo de Ecografía Clínica de SEMI y el Dr. Yale Tung en la mesa redonda “Ecografía multiórgano en la COVID-19”, celebrada en el marco del 41 Congreso de la SEMI Virtual.

“La ecografía es una herramienta diseñada para el clínico y, en la práctica, ha derivado en una herramienta que va como ‘anillo al dedo’ para tratar la COVID-19, puesto que esta enfermedad puede dar afectación multiorgánica y tiene una amplia variedad pronóstica, ya que puede ser leve, moderada y grave, y potencialmente mortal. Ver cómo es la evolución del paciente solo por una exploración física es complicado y poco rentable y, en cuanto a la imagen radiológica, no todos los centros sanitarios tienen la opción de efectuarla en el momento en que el paciente requiere una monitorización. La ecografía es segura, incruenta, sensible y reproducible a la cabecera del paciente”, explica el Dr. Yale Tung.

La auscultación es un método diagnóstico que data de hace 200 años, mientras que la ecografía multiórgano surgió hace solo 20 años, pero tiene un papel muy importante para ayudar al clínico en el diagnóstico, puesto que, “es el quinto pilar de la exploración física, para el diagnóstico, junto con nuestros métodos tradicionales de inspección, auscultación, palpación y percusión. Esta tecnología nos va a permitir ser más precisos y es más certera para el diagnóstico del paciente y, por ende, para ajustarles mejor los tratamientos, mejorando así el pronóstico”, destaca el Dr. Tung.

Órganos que se pueden explorar

La ecografía multiórgano se puede entender como una exploración física potenciada por ecografía que permite visualizar los órganos internos, que va más allá de la ecografía pulmonar, en la COVID-19 y en otras patologías, puesto que permite visualizar el corazón, los vasos sanguíneos y el abdomen.

Esta tecnología diagnóstica permite explorar el estado del pulmón, ya que es conocido que es el órgano más afectado en la COVID-19, pero también del corazón y los vasos sanguíneos. Esto último también tiene interés en la COVID-19, puesto que, al contraer esta infección, también hay un riesgo aumentado de afectación cardiaca y enfermedad tromboembólica venosa, por la inflamación e hipercoagulación que tienen estos pacientes y por el riesgo que entraña que estén encamados durante un largo periodo de tiempo con una enfermedad aguda. “La movilidad reducida es un riesgo de trombosis venosa profunda, pero con la ecografía del miembro inferior podemos descartar o confirmar trombosis, por lo que podemos tratar esta complicación y, con ello, ayudar a prevenir otras complicaciones que puedan ser mayores y conviertan al paciente en crítico”, informa el Dr. Tung.

La ecografía pulmonar puede realizarse en cualquier lugar en el que se atienda a un paciente con sospecha de infección por SARS CoV2 sea en el hospital o fuera de él. “Tenemos evidencias que informan que la ecografía pulmonar es útil para detectar la afectación pulmonar en la COVID, con una precisión mayor que la radiología simple y similar a la TAC, pero con mayor accesibilidad y menos costes y efectos secundarios que esta última. Además, la ecografía pulmonar no solo tiene utilidad para el diagnóstico, sino también para el seguimiento de la afectación pulmonar. Esta ecografía se puede hacer en varios momentos y ayudar a predecir la evolución de los pacientes: si éstos van a evolucionar bien o pueden complicarse y requerir soporte ventilatorio o ingreso en UCI”, explica el Dr.

Asimismo, “la ecografía se puede emplear para detectar otras complicaciones de la COVID como la trombosis venosa o la afectación cardiaca en pacientes que tengan signos como la hinchazón de una pierna, dolor torácico, bajada brusca de la tensión arterial o un aumento de la disnea no explicado por un empeoramiento de la afectación pulmonar”, detalla el Dr. Beltrán.

Por su parte, el Dr. Tung expone que “es conocida la utilidad que tiene la ecografía pulmonar para visualizar los artefactos en un pulmón que son compatibles con la COVID-19. Permite ver la extensión de los signos incipientes del paciente con distrés respiratorio y si este va a requerir la intubación e ingreso en UCI. Pero ahora la ecografía multiorgánica permite visualizar el corazón y comprobar si está afectado o no incluso antes de que se desarrollen cuadros graves. En este sentido, en pacientes jóvenes se ha visto afectación miocárdica antes de que desarrollen shocks cardiogénicos derivados del coronavirus, incluso antes de que se produzca una afectación pulmonar”, pone como ejemplo.

“La ecografía nos permite hacer una detección precoz de las complicaciones derivadas de la COVID, como la afectación cardiaca, derrames de pulmón y corazón y realizar un ajuste de la terapia con fluidos. La ecografía nos da una certeza de la situación hemodinámica del corazón, los riñones y los grandes vasos sanguíneos y, conociendo la situación hemodinámica del paciente, podemos adelantarnos a complicaciones como la trombosis”, precisa el Dr. Tung.

Ventajas de la ecografía multiórgano

La ecografía multiórgano tiene varias ventajas respecto a otras técnicas diagnósticas. “La ecografía multiórgano puede ser muy útil como parte del protocolo de manejo para COVID-19 no solo en el ámbito hospitalario, sino también en el ámbito extrahospitalario, donde puede haber un acceso limitado a la radiología simple, y desde luego, a la TAC. Hay ecógrafos de bolsillo que, podemos llevar a donde sea que esté el paciente y en 5-10 minutos, orientarnos sobre si un paciente padece de una neumonía por el SARS-CoV-2 o no”, ha expuesto el Dr. Beltrán.

Otra de las ventajas es que “la ecografía se puede repetir tantas veces como lo necesite el paciente, al estar exenta de radiación ionizante, a pie de cama y al mismo usuario a lo largo de la evolución”, señala el Dr. Tung, y “permite visualizar cambios antes de que se produzcan cambios en la analítica, radiología o de que el paciente se encuentre peor”, añade.

Extensión actual y falta de formación

La ecografía multiórgano podría emplearse en una gran diversidad de escenarios: a pie de cama del paciente, en la habitación del paciente o bien en la atención primaria, las consultas de los hospitales o en urgencias. Sin embargo, el grado de extensión de esta técnica es desigual: está muy presente en algunos puntos de la geografía española y centros sanitarios y no tanto en otros, aunque no se dispone de datos suficientes sobre la implantación de esta técnica.

“La ecografía clínica es una herramienta, muy práctica, pues incluso hay pequeños equipos portátiles, pero su desarrollo es todavía menos frecuente de lo deseable y no está implantada de forma homogénea en los distintos centros sanitarios. Es necesario seguir progresando en la formación de los profesionales sanitarios y la adquisición de más equipos de ecografía portátil para que se aplique tanto en las plantas de hospitales, como en servicios de urgencias y ámbitos extrahospitalarios”, según el Dr. Beltrán.

A pesar de su utilidad, no solo frente a la COVID-19, sino para el diagnóstico de otras patologías, “la ecografía multiórgano no se ha extendido más por falta de formación reglada, acreditada, para que el clínico tenga la capacidad para hacer una ecografía integrándola en la clínica para el enfermo en el momento en que la necesite. La formación al respecto ya se está haciendo desde hace años. Esta técnica se irá extendiendo y regularizando en hospitales, entre los clínicos y residentes, en las facultades de medicina, cuando a la par que aprendan a auscultar y a leer una radiografía o un electro, también aprendan a hacer una exploración con ecografía multiórgno”, según el Dr. Tung.

Sobre la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI):

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) integra a alrededor de 8.400 médicos internistas de toda España. Entre sus objetivos prioritarios, se encuentran el de potenciar la investigación en este campo, así como aunar los esfuerzos de los distintos grupos de trabajo que conforman parte de la Sociedad. En la actualidad, son un total de 22 los grupos monográficos de patologías prevalentes o áreas de interés dentro de la Medicina Interna, especialidad médica que se define por la visión global del paciente y desempeña un papel central en la atención a los pacientes crónicos complejos. Para más información, visita www.fesemi.org y sigue su actualidad en Twitter, Facebook, LinkedIn e Instagram.

Para más información 41ª Congreso Nacional SEMI Virtual:

Montse Llamas / Sonia Joaniquet

Ala Oeste Comunicación

montse@alaoeste.com / 636 82 02 01

sonia@alaoeste.com / 663 84 89 16

Óscar Veloso

Responsable de comunicación de SEMI

oscar.veloso@fesemi.org / 915197080