Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

REVISTA DE PRENSA

La hospitalización es un desencadenante en la aparición o progresión del deterioro funcional en personas con pluripatología o edad avanzada

  • De hecho, un 50% de los pacientes mayores de 70 años que presentan discapacidad han estado hospitalizados al menos una vez en el último año
  • La diabetes tipo 2 es una de las enfermedades más habituales de las personas con pluripatología, afectando a casi un 30% de estos pacientes
  • La individualización terapéutica es uno de los desafíos más relevantes en el manejo de la diabetes en personas de edad avanzada o con pluripatología
  • Los estudios Atlantic y Desprescripción son algunos proyectos del Grupo de Trabajo del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada de SEMI sobre el papel de la telemonitorización y la adecuación del tratamiento farmacológico en estos casos

 

Zaragoza, 23 de mayo de 2019. La cronicidad, la pluripatología y la edad avanzada constituyen, en la actualidad, un problema sanitario global que también afecta a nuestro país. Los pacientes pluripatológicos son, en la mayoría de los casos, personas de edad avanzada con necesidades complejas de salud, vulnerables y con funcionalidad limitada. Por ello, la atención de estos pacientes precisa de una coordinación entre diferentes profesionales y niveles asistenciales.

“El internista, gracias a su visión generalista e integral de los pacientes, atiende a la persona con pluripatología durante el ingreso con el apoyo del equipo hospitalario. Colabora junto a los profesionales de Atención Primaria (médicos, enfermeras, trabajadores sociales, etc.), en particular en las reagudizaciones que precisan de cuidados hospitalarios, prestando soporte cuando es necesario”, afirma el doctor Nacho Vallejo, coordinador del Grupo del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Durante la XI Reunión del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada que la SEMI celebra en Zaragoza los días 23 y 24 de mayo, y a la que asisten unos 150 profesionales, se va a insistir en la necesidad de incorporar estrategias preventivas para este perfil de pacientes y de aportar resultados en salud, manteniendo un enfoque bio-psico-social que tenga en cuenta las necesidades de las personas.

“En este sentido, es necesaria la transformación de nuestros modelos organizativos con la incorporación de indicadores que faciliten ese valor en salud, y que cuenten con las expectativas de las personas, como puede ser el modelo del International Consortium for Health Outcomes Measurement (ICHOM), lo cual supone un reto importante a incorporar en nuestras instituciones”, comenta el experto.

La hospitalización de las personas con pluripatología o edad avanzada es un desencadenante reconocido en la aparición o progresión del deterioro funcional del paciente. De hecho, un 50% de los pacientes mayores de 70% años que presentan discapacidad, tenían antecedentes de haber estado hospitalizados en el año anterior.

“La identificación de la persona frágil y la mejora del entorno y del cuidado durante el ingreso, teniendo presente no solo el motivo por el que el paciente lo hace, sino también sus vulnerabilidades, es un elemento para incorporar en nuestra práctica asistencial. Es más, la atención a la fragilidad en los hospitales es un elemento que se está incorporando de forma progresiva en nuestros centros”, insiste el doctor. El objetivo es preservar la funcionalidad y la situación cognitiva y evitar complicaciones.

Combatir la desnutrición

Por su parte, la desnutrición es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las personas con pluripatología o edad avanzada. De hecho, la desnutrición relacionada con la enfermedad supone un incremento de problemas durante el ingreso hospitalario tanto en personas con problemas médicos como quirúrgicos, implicando también un coste económico relevante para las organizaciones sanitarias.

Por ello, identificar precozmente a personas desnutridas o en riesgo de desnutrición y aportar un correcto soporte nutricional son tareas primordiales de los profesionales sanitarios. “Nuestro grupo es particularmente sensible a este ámbito, por lo que vamos a intentar dar durante el encuentro unas sencillas pautas para que los profesionales puedan incorporarlas en sus estrategias de atención a nuestros pacientes, asevera el doctor.

Diabetes en pacientes pluripatológicos y de edad avanzada

En España, más de un tercio de la población mayor de 75 años tiene diabetes. Y, además, también es una de las enfermedades más habituales de las personas con pluripatología. De hecho, según el estudio Profund, realizado por el Grupo del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada de la SEMI, afecta a casi un 30% de estos pacientes.

“La diabetes es un proceso sistémico que tiene sus particularidades en la persona anciana, lo que hace que su manejo sea diferente según la situación de fragilidad y el estado de dependencia de la persona. En estos casos, el objetivo terapéutico suele ser más conservador, primando la seguridad del paciente en la elección de los fármacos”, explica el especialista.

Así, en estas situaciones, se debe identificar si el paciente presenta otras patologías o comorbilidades, como la insuficiencia renal avanzada o la enfermedad cardiovascular establecida, ya que en ambos casos puede determinar la utilización de unos fármacos sobre otros.

Tal y como asegura el doctor Nacho Vallejo “uno de los desafíos más relevantes en el manejo de la diabetes en los ancianos es la individualización terapéutica, sobre todo en aquellos con pluripatología o diferentes comorbilidades. Además, los llamados síndromes geriátricos, son factores que también influyen en cómo debemos prestar la asistencia sanitaria en esta población, ya que el deterioro cognitivo es particularmente importante porque empeora la calidad de vida de la persona y dificulta el autocuidado”.

XI Reunión del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebra su XI Reunión del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada para abordar las últimas novedades en torno a estos pacientes y aspectos destacados como el impacto de la diabetes en los pacientes pluripatológicos y de edad avanzada, la repercusión que tiene en estos pacientes el ingreso hospitalario o cómo se puede mejorar su atención desde el punto de vista nutricional.

“Además, al igual que el pasado año, también se cuenta con una mesa de casos clínicos para residentes que, en esta ocasión, está moderada por ellos mismos con el apoyo de profesionales del Grupo”, señala el coordinador Nacho Vallejo. La telemonitorización en pacientes crónicos y la atención a la fragilidad son otros temas a abordar, junto con un repaso a algunos modelos organizativos en la atención de las personas con problemas crónicos de salud “este último expuesto mediante estrategias regionales por compañeros de Aragón, por ser la comunidad que nos acoge como sede en este caso”, añade el doctor.

Por su parte, este año se ha apostado por las nuevas tecnologías, incorporando en la dinámica de funcionamiento del grupo espacios de trabajo virtuales que faciliten la interacción entre sus profesionales y “fomentando la formación de los residentes con un programa específico que pretende, además, servir para potenciar la certificación de los centros que dispongan de estrategias específicas para la atención de los pacientes crónicos y pluripatológicos”, asegura el especialista.

Estudios de la SEMI sobre pacientes pluripatológicos

En una de las mesas de la reunión se revisan los resultados de los proyectos que el Grupo de Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada de la SEMI tiene en marcha. Entre ellos se encuentra el estudio Atlantic, sobre el papel que juega la telemonitorización en el abordaje de los pacientes pluripatológicos. “A pesar de que la telemonitorización puede suponer un reto en las personas ancianas, desde nuestro grupo pretendemos integrarla en nuestra actividad habitual como un elemento de apoyo en la asistencia”, incide el doctor Nacho Vallejo.

“También destaca el estudio Desprescripción que pretende validar herramientas que faciliten una mejora en la forma en que adecuamos el tratamiento farmacológico a las características y necesidades de las personas con pluripatología o edad avanzada”, agrega el doctor.

Además, este año también se abordan otros proyectos llevados a cabo con otros grupos de trabajo de la SEMI, como el estudio Profund-IC, sobre insuficiencia cardiaca en estos pacientes; el estudio Eco-Sarco, para evaluar la utilidad de la ecografía clínica en la evaluación de la sarcopenia; el Proyecto Capacita, que va a desarrollar un monitor de competencias en formato app para personas con enfermedades crónicas; o el Proyecto Cronicom, para tipificar las características de las personas con problemas complejos de salud.