Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

REVISTA DE PRENSA

La Sociedades de Medicina Interna Española y Andaluza condenan “la brutal agresión” que han sufrido un residente de Medicina Interna y personal de Enfermería en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla

  • El presidente de la SEMI, Ricardo Gómez Huelgas, manifiesta todo su apoyo al médico residente y subraya que tiene que existir “tolerancia cero” frente a esta problemática social
  • La presidenta de SADEMI, María Dolores Martín Escalante, recalca que las agresiones son “intolerables”

 

Sevilla, 8 de enero de 2019. La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Andaluza de Medicina Interna (SADEMI) condenan “la brutal agresión” que han sufrido un residente de Medicina Interna y personal de Enfermería en el Hospital Universitario Virgen del Rocio de Sevilla.

Desde la SEMI, su presidente, Ricardo Gómez Huelgas, ha transmitido todo su apoyo al médico residente de Medicina Interna que ha sufrido este último episodio de violencia durante el ejercicio de su profesión y exige “tolerancia cero frente a esta lacra social”, que son las agresiones al personal sanitario.

“Instamos a las autoridades competentes a que se tomen todas las medidas necesarias para que no vuelvan a repetirse situaciones tan lamentables como esta que constituyen una auténtica quiebra del principio de mutua confianza que debe regir las relaciones entre médicos y pacientes".

Igualmente, la SADEMI ha mostrado su condena y repulsa ante estos hechos y su consternación por la agresión sufrida. “Tanto las agresiones físicas como de intimidación o amenazas a sanitarios son intolerables”, asegura la presidenta de la organización, María Dolores Martín Escalante.

Suscribiendo las palabras del Dr. Gómez Huelgas, la Sociedad Andaluza pide a las instituciones una reflexión “profunda” sobre esta situación y la adopción de protocolos que minimicen estos casos. 

Además, traslada su apoyo al residente agredido y ofrece su ayuda y asesoramiento jurídico, al tiempo que desea transmitir a la ciudadanía la necesidad de un compromiso colectivo para acabar con este tipo de violencia contra los sanitarios, cuya labor es ayudar y buscar lo mejor para pacientes y sus familiares.

“Desde la SADEMI, abogamos por la concienciación y la educación de la sociedad como el instrumento más poderoso para evitar estas conductas, pero apelamos también a la contundencia de la justicia para que estos comportamientos no queden impunes”, ha remarcado la Dra. Martín Escalante.