compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

REVISTA DE PRENSA

Los nuevos tratamientos en enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS) permiten una atención ‘más integradora, multidiana y multimodal’ y un mejor pronóstico y más calidad de vida para los pacientes

NOTA DE PRENSA

Los especialistas analizan las nuevas posibilidades terapéuticas con el foco puesto también en la nueva evidencia surgida de la pandemia COVID-19 y con aplicación en el campo de las EAS

Los nuevos tratamientos en enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS) permiten una atención ‘más integradora, multidiana y multimodal’ y un mejor pronóstico y más calidad de vida para los pacientes

  • Se ha analizado el uso y efectividad de medicamentos inmunomoduladores o antifibróticos, inhibidores de JAK, uso de IGIV o plasmaféresis en este tipo de patologías
  • En los últimos años,  se ha registrado un cambio en el paradigma clínico y de manejo de las enfermedades autoinmunes sistémicas gracias una diversificación e incremento del arsenal terapéutico, pudiendo abordar las enfermedades inmunomediadas desde diferentes dianas terapéuticas
  • Tanto los inhibidores de la IL- 6 como los inhibidores de la JAK quinasa han supuesto una oportunidad de tratamiento, y han sido utilizados demostrando reducir las complicaciones y la mortalidad asociada a la infección por COVID-19

Madrid, 21 de marzo de 2022. Los expertos reunidos en el ‘I Simposio Multidisciplinar de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas’ celebrado los días 18 y 19 de marzo en Madrid han coincidido en resaltar que, en los últimos años,  se ha registrado “un cambio en el paradigma clínico y de manejo de las enfermedades autoinmunes sistémicas gracias a la diversificación e incremento del arsenal terapéutico disponible” y han analizado las últimas novedades en el manejo y tratamiento de este tipo de patologías con el fin de avanzar hacia un mejor diagnóstico y abordaje de las mismas.

En dicho encuentro, promovido por la Academia Española de Dermatología y Venereología, (AEDV), Sociedad Española de Inmunología (SEI), Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y Sociedad Española de Reumatología (SER), se dieron cita 800 especialistas para analizar novedades en el campo de las patologías autoinmunes y reivindicar la necesidad del abordaje multidisciplinar de este tipo de enfermedades.

Las Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (EAS) son patologías que afectan a diferentes órganos y sistemas del cuerpo, siendo necesaria la colaboración de distintos especialistas para el manejo de las personas que las padecen. Son afecciones de causa desconocida, aunque en muchos de los procesos puede existir una predisposición genética y también hay factores ambientales que pueden intervenir en el desarrollo de estas enfermedades. Todas ellas tienen en común que existe un fallo en el sistema inmunitario, que deja de realizar su trabajo adecuadamente y ataca a los propios tejidos y células del organismo.

En la “IX Mesa Tratamientos” del Simposio, se han analizado, precisamente, los principales avances terapéuticos y tratamientos en este tipo de enfermedades. Ha estado moderada por los Dres. José Salvador García Morillo (SEMI) y Esther Ruiz Lucea (SER).

En palabras del Dr. García Morillo, coordinador del Grupo de Trabajo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas de SEMI (GEAS- SEMI) y también coordinador de la Unidad de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas del Servicio de Medicina Interna del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, en los últimos años “ha habido un cambio en el paradigma clínico y de manejo de las EAS gracias una diversificación e incremento del arsenal terapéutico, pudiendo abordar las enfermedades inmunomediadas desde diferentes dianas terapéuticas, además de la supresión global de la inmunidad, para evitar o mejorar los fenómenos de autoinmunidad y autoinflamación. El tratamiento biológico, es una de las nuevas alternativas en nuestro vademécum terapéutico y ha llegado para quedarse, es ya el presente en el tratamiento de muchas de las enfermedades inmunomediadas. El bloqueo selectivo de dianas de nuestro sistema inmune, con estos fármacos, permite reducir la posibilidad de efectos secundarios, más concretamente la reducción en la incidencia de infecciones habituales y oportunistas, que clásicamente se habían relacionado con el tratamiento inmunosupresor”.

Asimismo, también destaca el Dr. García Morillo que “las nuevas opciones biológicas de tratamiento y el mayor conocimiento y utilización de estos nuevos tratamientos, han supuesto una mayor experiencia, mejoras en el grado de control y remisión de las enfermedades inmunomediadas, mejorando la calidad de la vida de los pacientes”. Además, prosigue, “este grupo de fármacos, ha permitido conocer mejor las bases fisiopatológicas de las enfermedades autoinmunes sistémicas, incluso se han empleado en procesos infecciosos que estimulan este sistema inmune y que remedan situaciones que pueden simular procesos de activación, o de desregulación de células defensivas o citoquinas inflamatorias como ocurre en el COVID-19. En esta entidad, tanto los inhibidores de la IL- 6 como los inhibidores de la JAK quinasa, ha supuesto una oportunidad de tratamiento, y han sido utilizados demostrando reducir las complicaciones y la mortalidad asociada a la infección por el COVID19. El uso extendido de ellos, en esta pandemia, nos ha traído un cuerpo de evidencia considerable en cuanto a eficacia y seguridad, que posiblemente pueda ser extendido a nuestros pacientes con enfermedades autoinmunes sistémicas”. “La aparición de estos nuevos tratamientos, y la recuperación de “viejos” tratamientos inmunomoduladores han permitido una atención terapéutica más integradora, multidiana y multimodal, lo que junto con una atención sanitaria más interdisciplinar por las especialidades médicas implicadas, han llevado a un aumento de la supervivencia, de la calidad de vida y de las tasas de remisión clínica de los pacientes con EAS”, concluye el Dr. García Morillo.

El Dr. Ricardo Blanco Alonso, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander (Cantabria) ha disertado sobre “Inhibidores de JAK en las enfermedades autoinmunes sistémicas: evidencia actual”. Ha afirmado que “de la misma forma que ocurrió en su momento con los fármacos biológicos, los fármacos inhibidores de las JAK han representado un escalón terapéutico importante en el tratamiento de las enfermedades inmunomediadas. Las patologías más prevalentes de Reumatología en las que se ha demostrado su eficacia han sido la artritis reumatoide, la artritis psoriásica, o las espondiloartritis.  Además, también varios de los fármacos inhibidores de las JAK tras los correspondientes ensayos clínicos randomizados han conseguido indicación en esas patologías más prevalentes”.

El Dr. Blanco ha incidido, en que, “en cambio, en otro grupo de enfermedades inmunomediadas sistémicas, como diversas conectivopatías, sarcoidosis, uveítis, o vasculitis, estos fármacos también podrían ser de utilidad. Al tratarse de patologías menos frecuentes es compleja la realización de ensayos clínicos randomizados, y por lo tanto el conseguir la indicación en estas patologías. El racional patogénico de las mismas pone de manifiesto que estos fármacos podrían ser de utilidad, y la comunicación o publicación de series de casos también así lo pone de manifiesto. Por lo que es importante seguir en esta vía de investigación para, si los ensayos demuestran su eficacia, poder tener terapias para estas enfermedades menos prevalentes, pero que pueden tener graves desenlaces en estos pacientes”.

Por su parte, la Dra. Eva Chavarría Mur, coordinadora del Grupo Español de Enfermedades Autoinmunes y Sistémicas (GEDEAS) de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), indica que “en pacientes refractarios a los tratamientos convencionales se están investigando nuevas líneas terapéuticas, como los inhibidores de las JAK kinasas, los inhibidores de las interleuquinas 17 y 23, que son tratamientos que ya se están empleando en otras enfermedades dermatológicas como la psoriasis y la dermatitis atópica”.

Explica la Dra. Chavarría que “actúan inhibiendo ciertas vías de señalización y bloqueando el efecto proinflamatorio de interleuquinas liberadas por los linfocitos T, y esperamos tener resultados pronto de algunos ensayos clínicos que ya se están realizando”.

Por su parte, la Dra. Claudia Valenzuela, neumóloga y coordinadora del Área de Enfermedades Pulmonares Intersticiales Difusas (EPID) de SEPAR, ha querido destacar el rol de los antifibróticos en las fibrosis pulmonar asociada a EAS. “Diferentes enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS) pueden desarrollar en algún momento del curso de su enfermedad fibrosis pulmonar que se perpetúe de manera independiente  tras el mecanismo inicial inmunomediado, esta fibrosis pulmonar produce  desestructuración del parénquima pulmonar de forma progresiva y mal pronóstico con aumento de la mortalidad”, reiteró.

“Las EAS que con mayor frecuencia se asocian a fibrosis pulmonar son la esclerosis sistémica (ES) y la artritis reumatoide (AR). En cuanto al rol del tratamiento antifibrótico, los resultados del estudio INBUILD ensayo clínico, randomizado  han mostrado reducir  la progresión  en la EPID fibrosante progresiva no FPI, en  este ensayo clínico aproximadamente un 26% de los pacientes presentaban EPID fibrosante progresiva asociada a EAS. Los resultados del estudio SENSIS han demostrado al eficacia de nintedanib para reducir la progresión de la EPID fibrosante asociada a esclerosis sistémica”, resaltó, al tiempo que avanzó que “recientemente se ha aprobado nintedanib por la  Food and Drug Administration (FDA) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para el tratamiento de pacientes con EPID, no FPI, con fenotipo fibrosante progresivo y para los pacientes con EPID fibrosante asociada a esclerosis sistémica”.

Por su parte, la Dra. Sara Calleja, médico especialista en Inmunología en la Unidad de Inmunología del Complejo Asistencial Universitario de León y miembro de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), ha remarcado que “las inmunoglobulinas o anticuerpos son unas proteínas producidas por el Sistema Inmunitario. Su administración exógena, como terapia, se viene utilizando desde hace décadas, siendo sus usos principales de dos tipos. El primero, como tratamiento de reemplazo o sustitutivo en inmunodeficiencias primarias y secundarias. En segundo lugar, por su capacidad antiinflamatoria, en algunas enfermedades autoinmunes e inflamatorias”.

Del mismo modo, ha reiterado la Dra. Calleja que “las nuevas vías de administración, o la aprobación de nuevas indicaciones en su uso, han ido marcando la evolución de la aplicación de este tratamiento. Sin embargo, su carácter de hemoderivado, limita su disponibilidad, siendo esta una dificultad relevante en los últimos años”.

Por último, la Dra. Patricia de Sequera, presidenta de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) ha resaltado que el tratamiento de las enfermedades autoinmunes sistémicas requiere un manejo multidisciplinar, alta especialización y el uso de fármacos inmunosupresores y biológicos. “Cuando se afecta el riñón, los objetivos del tratamiento son: preservar la función renal a corto y largo plazo, prevenir las recidivas, alargar la supervivencia de los pacientes y retrasar o evitar el desarrollo de insuficiencia renal crónica y su necesidad de terapia renal sustitutiva (TRS)”. “El papel de los nefrólogos trabajando conjuntamente con otros especialistas es fundamental en aquellas enfermedades autoinmunes que afectan al riñón. En los últimos años, el tratamiento con anticuerpos monoclonales ha aumentado de forma exponencial, adquiriendo especial importancia en aquellos pacientes con enfermedades de etiología autoinmune que son refractarios a la terapia estándar”, ha reiterado. Durante este Simposium se “ha analizado el papel de la biopsia renal, los avances terapéuticos en la nefropatía lúpica, el bloqueo del complemento como nuevo objetivo en la terapéutica de algunas vasculitis y las indicaciones de la plasmaféresis en diferentes enfermedades autoinmunes. El manejo multidisciplinar de estas enfermedades junto con las innovaciones terapéuticas ofrece resultados prometedores en beneficio de nuestros pacientes”.

Para más información:

Academia Española de Dermatología y Venereología: Alba Galván comunicacion@equipo.aedv.es (660 437 184)

Sociedad Española de Inmunología: Esther Sevilla prensa@inmunologia.org (663 720 802)

Sociedad Española de Medicina Interna: Óscar Veloso oscar.veloso@fesemi.org (648 16 36 67)

Sociedad Española de Nefrología: Juan Herrera jherrera@euromediagrupo.es (625872780)

Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica: Montse Llamas, montse@alaoeste.com (636 82 02 01)

Sociedad Española de Reumatología:  Ana De las Heras ana.delasheras@ser.es (648 65 05 68)