compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

REVISTA DE PRENSA

Médicos internistas analizan nuevas vías de control del colesterol LDL con el foco puesto en los pacientes de alto o muy alto riesgo vascular

Más de 120 médicos internistas se dieron cita la semana pasada, entre el 11 y 12 de noviembre, en Madrid en la XVII Reunión del Grupo de Trabajo de Riesgo Vascular de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), en la que se abordaron novedades y nuevas dianas diagnósticas y terapéuticas en el control de los factores de Riesgo Vascular con el foco puesto en los pacientes de alto (con diabetes mellitus o insuficiencia renal) y muy alto riesgo vascular (con antecedentes de ictus o infarto, por ejemplo).

Entre las principales novedades abordadas en el encuentro, se encuentran: las nuevas terapias RNA (ARN por sus siglas en castellano) en la prevención cardiovascular y el manejo de dislipemias o las posibilidades terapéuticas del ácido bempedoico, un nuevo fármaco hipolipemiante, así como el uso de técnicas como la ecografía clínica, el TAC o la resonancia para la estratificación del riesgo vascular y la detección precoz de las placas de ateroma y la enfermedad cardiovascular.

Estas nuevas terapias RNA permiten reducir hasta en un 40% los niveles de colesterol LDL en un 80% de pacientes (como es el caso del fármaco Inclisirán), según expuso en el transcurso de la reunión el Dr. José Luis Díaz Díaz, de la Unidad de Lípidos y Riesgo Cardiovascular del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC).

Se estima que solamente en el 30% de los pacientes de alto (con diabetes o insuficiencia renal) o muy alto riesgo vascular (con antecedentes de infarto o ictus) se logran los objetivos de control exhaustivos y óptimos en el manejo del riesgo vascular.

La inauguración del encuentro ha estado a cargo del Dr. Jesús Díez Manglano, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), y del Dr. Jorge Francisco Gómez Cerezo, actual coordinador del Grupo de Trabajo de Riesgo Vascular de la SEMI. En palabras del Dr. Gómez Cerezo “la meta de la reunión es la actualización en los nuevos conocimientos sobre enfermedad vascular, sobre todo en los nuevos objetivos de tratamiento de la dislipemia y el uso de nuevos fármacos teniendo en cuenta todos los parámetros de novedad en el manejo diario de nuestros pacientes”.

El Dr. Díez Manglano ha destacado “el ejemplar papel desempeñado por los médicos internistas durante la pandemia. Ha sido un año complejo por la COVID-19, de enorme esfuerzo, pero por fin podemos volver a retomar la presencialidad”. También ha destacado el papel de Medicina Interna en el manejo del riesgo vascular y en el abordaje integral de los pacientes con enfermedad cardiovascular. Asimismo, ·ha agradecido al Dr. Gómez Cerezo sus cuatro años en la coordinación del Grupo de Trabajo, y éxitos importantes como el Registro NOVAVASC”.

Durante la reunión, además, se ha recordado que  el tabaquismo es un “importante factor de riesgo vascular, ya que produce gran morbimortalidad cardiovascular. Hasta un 40% de la enfermedad ateroesclerótica se debe al tabaquismo”.

También se ha abordado la relación entre el riesgo vascular y la inflamación (función inmunomoduladora de las HDL, colchicina en la enfermedad cardiovascular y manejo del riesgo vascular en las enfermedades reumatológicas. A este respecto, el Dr. Ángel Ceballos Torres, de la Unidad de Riesgo Vascular del Hospital Clínico San Cecilio de Granada, ha indicado en las conclusiones de su ponencia que “la inflamación sistémica crónica se ha relacionado con el aumento del riesgo cardiovascular en los pacientes con enfermedades reumáticas  inmunomediadas”. Y ha puesto como ejemplo que en artritis reumatoide la mortalidad por cardiopatía isquémica es un 59% más elevada que en la población general, además de la mayor presencia que tienen estos pacientes de “placas carotídeas arterioscleróticas y mayor prevalencia de calcificación de las arterias coronarias”.

Por su parte, la Dra. Carmen Suárez Fernández, del Servicio de Medicina Interna del Hospital La Princesa de Madrid, ha querido incidir en que “la fibrilación auricular no solo es un factor de riesgo para el ictus y el embolismo sistémico, sino también es un marcador de alto riesgo vascular”.

Durante el encuentro, también se expusieron los principales registros, proyectos e iniciativas lideradas por el Grupo de Trabajo de Riesgo Vascular de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que tiene a día de hoy 1.127 miembros que desempeñan su labor en Servicios de Medicina Interna de todo el país.