Usted está aquí

compartir en google+ compartir en facebook Compartir en Twitter compartir en Linkedin

Por una Medicina Interna de Alto Valor

Un instrumento para liderar el cambio hacia una “Medicina Interna de Alto Valor”. Durante el siglo pasado los hospitales pasaron de asilos a centros asistenciales de eficacia reconocida y la sociedad fue, paulatinamente, cambiando la percepción que tenía de ellos. Ya no eran lugares tétricos donde se iba indefectiblemente a morir, sino instituciones con instalaciones tecnológicas de última generación en las cuales se promovía el conocimiento científico y, gracias a ello, muchas vidas que antes se perdían eran salvadas. Los modelos organizativos también evolucionaron y apareció la jerarquización de los servicios clínicos, mientras que el saber médico, debido a las necesidades de la cada vez mayor especialización, se fue fragmentando. Ahora, ya en pleno siglo xxi, debido al fuerte aumento de la longevidad de la
sociedad, el panorama epidemiológico ha virado hacia la cronicidad y la fragilidad de muchas de las personas que acaban siendo atendidas en urgencias y, por ello, las estructuras tecnificadas y eficaces, que con tanto ahínco se habían desarrollado, han perdido efectividad, mientras que el modelo organizativo exageradamente fragmentado está siendo un lastre. Ha llegado, pues, el momento de abogar por el razonamiento clínico, la valoración general e integral, el trabajo en equipo multidisciplinar, la elaboración de planes individualizados conjuntos con atención primaria y comunitaria y el fomento de las decisiones compartidas. Estoy convencido de que, en este nuevo entorno en el que la visión generalista de la práctica clínica toma notoriedad, la medicina interna va a tener la oportunidad, no solo de aportar los
valores históricos de la especialidad, sino que, debidamente actualizada con nuevas competencias, estará en posición de liderar la transformación hacia una medicina que aporte más valor a la salud de las personas, especialmente las que sufren procesos clínicos complejos, sean crónicos o no, y las que viven en situación de fragilidad. 

Antonio Zapatero
Presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna

 

Ver el documento (con claves de socio)

Año de publicación: 
2018